domingo, 22 de octubre de 2006

2

Valerio: Un señor mayor

2 comentarios
Mi amigo Javier Ruiz quedó en confirmarme. Aquella tarde iríamos con mi hijo y Javier a Río Turbio, Argentina, distante 30 kilómetros de Puerto Natales. Me llama a eso de las dos de la tarde y me dice que viajaría con nosotros Valerio. Le digo a mi hijo que con nosotros viajaría Valerio. Un señor mayor, esposo de la madre de mi amigo. Le digo que era un señor mayor, buena persona y un gran tipo. Partimos a Río Turbio, un viaje placentero a no ser por la demora en pasar la frontera. Un trámite lento y fastidioso. Sobre todo en el lado Argentino de Mina Uno. Javier presenta toda la documentación y nosotros esperamos afuera por nuestros documentos. Después de una hora sale mi amigo y nos devuelve la documentación. Me dice: "Oye, tú y Valerio tienen la misma edad, nacieron el 51". Con mi hijo nos miramos sorprendidos. Valerio me dice: "Somos jóvenes". En adelante el viaje fue distendido y maravilloso. Hablamos del terremoto del año 60, del mundial del 62 y de lo bien que bailaba la "pitica" Ubilla. Yo que hasta hace un par de horas atrás hablaba de las nuevas tecnologías, de la compra de You Tube por Google, del último disco de Placebo y de bajar toda la discografía de Radiohead. Aquella tarde, en la mismísima frontera, de un momento a otro, me recibí de señor mayor.
Hoy me encuentro en mi reposera, escuchando a Leonardo Favio y releyendo El lobo estepario de Herman Hesse.

Comments

2 comments to "Valerio: Un señor mayor"

santacotita dijo...
08:54

Te das cuenta como el tiempo pasa y somos los tios del barrio y no nos damos cuenta cuando los padres de nuestros amigos que en algun momento fueron nuestros tios pasan a ser amigos y nos tratamos de tu pero si fueras un buen catolico esto de la edad no seria un tema ya que para JESUS no existen los tiempos cronologicos besito y uno muy grande para tu retoño , pero si de algo ayuda no te olvides que el vino mientras mas tiempo tenga es mejor je je je ...y mas caro

Anónimo dijo...
10:58

Un amigo me contó que nunca se sintió peor que cuando le dieron el asiento en la micro...Eso fue hace ya muchos años, yo al menos no viajo en micro asi es que no requiero de ello para deprimirme, apelo para ello a otras cosas...
Divertidas tus historias...
NORVAL

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha