domingo, 18 de diciembre de 2016

0

El punto “G”

0 comentarios
Por Pepito El Breve

“Esta va por ti, muñeca” (Casablanca).

Hasta hace un tiempo era costumbre en Chile que la vida sexual de los políticos no soliera ventilarse por la prensa, se cuidaba tanto “como un hemofílico se cuida un rasguño” frase con que Michael Jackson se referiría al celo que el rey del pop tenia por mantener en secreto su vida privada. Prueba de lo anterior es que si bien por lo bajo se chismoteaba a nadie se le pasó por la mente cuestionar al Chicho por la Payita.

Tal vez por ello enfureció tanto el obsequio de Roberto Fantuzzi presidente de Asexma al ministro de Economía Luis Felipe Céspedes en la cena anual del gremio de los exportadores y manufactura. Fantuzzi, socarrón como es, pensó que como el chiste político erotizado no debiera ser exclusividad de la portada de The Clinic, sería entendido como tal en otras esferas, optó por regalar al ministro una muñeca inflable porque, dijo: “La economía, es como una mujer, y hay que estimularla”.

Pero conviene recordar que fue el Partido Por la Democracia el primero que creyó con Guido Girardi haber alcanzado el punto “G”, sin embargo el senador desvió el camino.

Si bien los sexólogos políticos ya se estaban convenciendo de que dicho lugar en el cuerpo de la política era más bien un mito, irrumpió Guillier provocando un seductor placer electoral que va in crescendo y que espera llevar a los radicales y la masonería hasta el paroxismo, por no decir a alcanzar el clímax.

Cabe señalar que Insulza también intenta lo suyo, pero según consignan las encuestas, por más que trata de caer simpático, no le alcanzaría más que para ser un punto sobre la “i”.

Eso sí lo de Lagos es notable, como para dejar claro que el sexo en la tercera edad es justo y necesario señaló con franqueza que es de gusto un tanto raros, pero no por ello ilegítimos, después de todo somos libres de practicar el sexo como se nos antoje siempre y cuando sea un acto consentido, entre adultos y con criterio formado.

El ex presidente como es su costumbre fue franco y directo y se mostró dispuesto a transparentar su vida sexual a vista y paciencia de todo el electorado, ello a riesgo de ser criticado, porque lo de él sería el masoquismo, ya que aunque su candidatura no prende se empeña en ser candidato y, cómo él mismo dijo, si sale derrotado en las primarias “acabó Lagos”.

El caso es que lo de la muñeca inflable fue noticia mundial, porque ofendió a muchos, atribuyeron a un juguete erótico de plástico la vida y valores propios de un género humano. Misma confusión en que cayó Fantuzzi al confundir la economía con la mujer y representar a esta en una muñeca inflable. Así mientras, para algunos lo de Fantuzzi fue un chiste grosero y ofensivo, para otros nada más que la legitimación pública del plástico y solitario acto sexual antinatura.

Como es poco probable que el ministro Céspedes haya llevado la muñeca a casa, y es de mala educación botar los regalos, lo más factible es que la guardó en su oficina del ministerio, pero ahí está el peligro puede engolosinarse con ella corre el riesgo de terminar más enganchado que el protagonista de la película “Fedora la novia de Lars”.

Lo anterior podría provocar un descalabro económico del país, porque Céspedes es capaz de creer que la muñeca habla, le dice cosas, que no puede repetir porque le habla solo a él.

De juguetes eróticos bien saben los que asistieron al Congreso Nacional de Matronas que se realizó en noviembre en la ciudad de Punta Arenas, con masiva participación de profesionales y académicos de la matronería de todas las regiones y de las universidades públicas, privadas y privadas con vocación pública del país.

Como el tema del Congreso del año 2016 fue “La Sexualidad” en sus diferentes acepciones, en la cena de cierre se sortearon entre los asistentes juguetes eróticos, no hubo por cierto muñecas, pero si penes de goma y gel lubricante (eso sí para disfrutar y estimularse en pareja) lo anterior no salió en la prensa, ni nadie manifestó públicamente su molestia.

Creo que todos los seres humanos tenemos muñecas (o muñecos) ocultos en los armarios internos de nuestra precaria humanidad yo, como no soy político y sólo porque los caballeros no tienen memoria, confieso que recuerdo al menos dos, la primera se llamaba “Princesa” y “El Cato”, de la carrera de Historia, solía cantarle: “Entre la cirrosis y la sobredosis andas siempre muñeca”, durante las tomas de los años 80 en la Universidad de la Frontera; la otra era de trapo, se llamaba Alejandrina y solía acompañar el show de Tilusa, pero ella es: “Solo una muñeca de fondo no tiene nada ningún rencor escondido ninguna envidia guardada”.

En una columna de opinión titulada “Toros” del sábado 10 de diciembre del diario español El País, el filósofo Fernando Savater se refirió a quienes combaten la Tauromaquia como: “Creen ser ilustrados porque pretenden prohibir todos los placeres que no comparten, como si la inquisición fuese moderna. ¿Por qué no prueban a ilustrarse ocupándose de sus asuntos?". En nuestro país no tenemos toros pero, para horror de muchos, han empezado a proliferar muñecas inflables.

Comments

0 comments to "El punto “G”"

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha