jueves, 6 de noviembre de 2008

2

De pronto la música había dejado de sonar

2 comentarios
Inmediatamente al entrar al bar escucho a una mujer que habla fuerte. Le pregunto a Javier quién es esa mujer. Me dice que es La mujer que habla fuerte. Me cuenta que así le dicen o le decían. Hace mucho años -me cuenta Javier- estaba La mujer que habla fuerte y su marido de entonces en una fiesta de la colectividad española. Todo el mundo se había pasado de copas. De pronto la música había dejado de sonar y se escuchó un: "Más adentro, más adentro". Era La mujer que habla fuerte que estaba encerrada en el guardarropa con el primo de su marido. En el momento en que el marido va a su auto a buscar su arma, La mujer que habla fuerte y el primo de su marido escapan por la ventana. Todos los protagonistas de aquella noche se fueron del pueblo. El marido para huir del escarnio y la pareja para comenzar una nueva vida. Años más tarde, 12 años más tarde, ella volvió casada con un tipo del norte. Me comenta Javier que ya poca gente le dice de sobrenombre La mujer que habla fuerte, sino que La más adentro más adentro. Luego hablamos de cosas sin importancia y lo acompaño a tomar el bus.

Comments

2 comments to "De pronto la música había dejado de sonar"

Pamela dijo...
09:19

Magnifica pequeña historia.

Shari y Pedro dijo...
06:27

Hola Hugo!!

"Cuentas" lo cotidiano de forma maravillosa, conviertes lo que sucede a tu alrededor en una historia para leer, por eso agradezco la casualidad que me trajo hasta tu blog.

Gracias por el detalle de pasar por el mío.

Un gran saludo desde Córdoba.

Shari

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha