miércoles, 25 de diciembre de 2013

3

La verdad histórica del viejito pascuero

3 comentarios
Por Edgardo Cea Oyarzún



Es un ser querendón que vive en el Polo Norte, de contextura robusto y apariencia bonachona,con cara de niño y frondosa barba blanca donde resalta su redonda y pintoresca nariz,usa traje, gorro y un gran saco con regalos de color rojo y blanco, botas y cinturón negro acharolado y un pomposo trineo tirado por renos con vistosas cornamentas que vuelan surcando los cielos de los cinco continentes. Esta descripción corresponde ala imagen del más emblemático personaje navideño nacido de la tradición en los primeros siglos de la Edad Moderna,el alegremente célebre Viejito Pascuero, Papá Noel, San Nicolás o Santa Claus, sea como se le llame, es todo un clásico del mundo cristiano occidental.

Es cosa de que llegue diciembre y su imagen empieza a plagar la televisión, los medios radiales, Internet, diarios, revistas y vitrinas de mercados, supermercados, tiendas, grandes centros comerciales, bancos y entidades crediticias de todo el mundo, entonces entre los humanos civilizados se desata una desenfrenada orgía consumista que en ocasiones bordea lo irracional, olvidando por completo el verdadero sentido de la fecha impuesta hace varios siglos por el papado católico que, al no existir registros ni evidencias históricas, arqueológicas y antropológicas sobre la fecha exacta del nacimiento de Jesucristo, tomó como referente el primer testimonio que alude a la natividad de Cristo echo por Sexto Julio Africano el año 221 de nuestra era y registrado posteriormente en el calendario litúrgico filocaliano del año 354 que dice textualmente: “el 25 de diciembre nació Cristo en Belén de Judea”. En cambio, para los creyentes orientales este acontecimiento ocurrió el 6 de enero.

Volviendo al personaje central de esta crónica, el Viejito Pascuero, se cree que su imagen está inspirada en el sacerdote y santo cristiano griego Nicolás de Bari, que vivió en el siglo IV de nuestra era en Anatolia, actual Turquía. Este personaje fue famoso por su generosidad y particular manía de obsequiar regalos. La tradición narra el siguiente episodio contado por él: Un humilde padre tenía tres hijas poco dotadas física y facialmente, argumentos suficientes para carecer de pretendientes y más aún de maridos. Al saber esto el sacerdote secretamente ingresó por la ventana del dormitorio de las hermanas y depositó una bolsa de oro en los calcetines de cada una de las niñas que colgaban de la chimenea para secarlos. Con este botín a su haber las adolescentes lograron ser esposas.

Se cuenta también que Nicolás tenía especial preferencia por favorecer a los niños. Se dice que una vez un criminal apuñaló salvajemente a varios pequeños dejándolos agónicos, entonces intervino el santo, rezó con pasión por los infantes y milagrosamente fueron curados al instante. A partir de entonces la fama y devoción de su nombre e imagen adquirió notable popularidad.

Años después, en el imperio romano, en el último mes del año se realizaban las apoteósicas fiestas en honor al dios Saturno (rector de la agricultura y las cosechas)cuyo apogeo ocurría el 25 de diciembre, cuando los niños recibían regalos por doquier de los mayores. Aprovechando la ocasión y con la idea de convertir a los romanos al cristianismo sin que perdieran el sentido de sus festividades, el Papa Julio I dispuso que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa fecha. Como símbolo de dicha festividad fue consagrado San Nicolás de Bari.

En 1624 inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Amsterdam en América del Norte, hoy Nueva York. Ellos trajeron sus costumbres, tradiciones y mitos, entre ellos el Sinterklaas o San Nicolás, su patrono (Festividad celebrada en Holanda entre el 5 y 6 de diciembre). En 1809 el escritor Washington Irving escribió una sátira titulada “Historia de Nueva York” donde cambió el nombre de San Nicolás (de origen holandés) por el de Santa Claus de naturaleza anglosajona. Identidad que fue reforzado posteriormente por los escritos del poeta Clement Clarke Moore en 1823, que fortaleció el mito de Santa Claus.

La figura y la estampa del Viejito Pascuero como la conocemos actualmente, le fueron dadas en 1863 por el dibujante sueco Thomas Nast. En cuanto al color rojo, blanco y negro que caracterizan a este legendario personaje navideño, existen varias teorías, una de las más aceptadas está vinculada con la multinacional y multimillonaria empresa Coca – Cola, la que en 1931 contrató al pintor Habdon Sundblom con la misión de remodelar la figura de Santa Claus para hacerlo “más humano”, “creíble” y obviamente,cien por ciento más comercial, dándole los colores típicos que identifican universalmente a esa bebida.

¡Qué historia la del Pascuero! Seguro, muy diferente a la que nos contaban nuestros mayores, pero en fin…todo sea por la “noche buena” y el siempre bien aventurado Viejito, que nunca se cansará de repartir juguetes a los niños del mundo en cada navidad, aunque en rigor quienes sacan cuentas felices en esta fecha son los vendedores y mercaderes, herederos de aquellos que el mismo Jesús echó a palos del templo hace 2013 años.

Comments

3 comments to "La verdad histórica del viejito pascuero"

LEILA dijo...
00:11

ACABO DE DESCUBRIR ESTE BLOG NATALINO MUY BUENO.

DE NIÑA NUNCA CREÍ EN EL PASCUERO. PERO AHORA ADULTA CREO QUE ES NECESARIO PARA LOS NIÑOS PEQUEÑOS, POR LO MENOS ELLOS QUE CREAN EN ALGO.
UN BESOTE POR SU EDUCATIVO ARTÍCULO GRAN MAESTRO

Y COMO DICE LA CUMBIA: FELIZ NAVIDAD PROSPERO AÑO Y FELICIDAD

Anónimo dijo...
14:22

Jo-jo-jo-jo-jo, No tenía idea de donde había salido el Pascuero.

Lo que es santa verdad es que se vemde, se compra, se come, se regala y se endeuda a destajo.

felicitaciones

María Luisa dijo...
12:19

MUY BUENO EL ESCRITO. LAS PERSONAS DE HOY CASI SIEMPRE ACTUAMOS SIN SABER DE LAS COSAS. ESA ES UNA MODA DE NUESTROS TIEMPOS.

GRACIAS POR ENSEÑAR.

MUY BUEN BLOG.

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha