martes, 21 de enero de 2014

9

Chile: A la espera del fallo de la Corte de la Haya

9 comentarios
Por Edgardo Cea Oyarzún 
Profesor de Historia y Cs. Sociales.

Límite marítimo en disputa.



El 16 de enero de 2008 el entonces presidente del Perú, Alán Gabriel Ludwig García Pérez, militante en su país del partido APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana), condecorado en una ocasión por el gobierno de Chile en reconocimiento a sus gestos de acercamiento y amistad con nuestro país, encabezó la presentación de una demanda oficial contra Chile ante el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya referido a límites marítimos, alegando que los acuerdos firmados entre los dos países en 1952 y 1954 son sólo acuerdos pesqueros y no tratados de límites como lo sostiene Chile.

Perú, lisa y llanamente no reconoce como frontera marítima la existencia de la línea paralela que parte desde el Hito 1 en nuestro territorio hasta 200 millas mar adentro y que constituye la demarcatoria del límite marítimo entre las dos naciones desde la firma del Tratado de Ancón en 1881, al finalizar la Guerra del Pacífico, posteriormente ratificado en el Tratado de 1929 vigente a la fecha. Para el país del norte, la línea paralela defendida por Chile como límite marítimo no es más que la demarcación de un área pesquera y de protección de los recursos marítimos existentes en la zona.

Nuestro país defiende la tesis fundada no solo en el Tratado de 1929 sino que en otros igual de importantes firmados con Perú en 1952 donde se rubricó la Declaración de Zona Marítima, en 1954 donde se firmó el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima y las Actas Complementarias firmadas en 1968 y 1969 respectivamente, donde efectivamente se confirma la existencia de una línea que se proyecta en el horizonte por 200 millas mar adentro que constituye un límite, esto es, ni más ni menos, la línea paralela que nace en el ya citado Hito 1.

Lo cierto es que durante 50 años – en la práctica como se reconoce en derecho – buques, aviones o cables subterráneos cuando iban al Perú, hacia el norte, necesitaban permiso de ese país y cuando se venía desde Perú, hacia el sur, era a Chile a quien le correspondía dar la autorización ¿Cómo entonces si no había límite marítimo en 1978 cuando las relaciones entre ambos países vivieron la peor crisis bilateral, no hubo guerra?

Ahora bien, al no reconocer Perú el Hito 1 como límite marítimo con Chile propone fijar uno nuevo, trazando una línea equidistante que se proyecte mar adentro a partir del punto 266 lo que ellos unilateralmente han denominado Punto de la Concordia, ubicado a unos cientos de metros más al sur del Hito 1. La línea propuesta por los del rímac forma un ángulo que abarca un área de 35.000 kilómetros cuadrados de mar que pasarían a dominio peruano si su tesis es aprobada en la Haya (ver mapa 1), lo que sin duda sería una verdadera derrota para Chile y su política exterior.

Por su parte, el ex presidente García, que no pierde tiempo ni deja pasar la ocasión para recuperar el terreno político perdido, confiado en el éxito que podría tener la demanda de su país, llamó a sus compatriotas a realizar un “acto heroico” embanderando el país el próximo 27 de enero, día en que se conocerá el resultado del fallo. Sin duda, una actitud poco afortunada tratándose de un ex mandatario “amigo” de Chile. En todo caso actitudes como estas son muy comunes en el contexto latinoamericano.

América latina está llena de políticos con abultados historiales; oportunistas, aprovechadores, ladrones, corruptos, por decir lo menos. Alán García no es la acepción, en su país ha debido enfrentar varios juicios por enriquecimiento dudoso y por muchas otras turbias maniobras cometidas durante sus dos mandatos, lo que le ha restado apoyo y respaldo ciudadano. La solución en estos casos es por muchos intuitiva.Para recuperar el interés y la confianza del pueblo hay que meter el dedo en el orgullo patriotero y nacionalista de la gente, cosa repetida en la historia, sin ir más lejos basta recordar a la dictadura militar argentina que para salir de la crisis económica, moral y represiva que tenía sometida a esa nación, decidió en 1982 invadir las islas Malvinas, entrando de esta manera en guerra nada más ni nada menos que con una potencia mundial, Inglaterra. El final de aquella torpe y militarista osadía es por todos conocida.

En Chile viven actualmente poco más de 130.000 peruanos, los que constituyen la principal comunidad extranjera residente en el país. He ahí entonces el riesgos que puede acarrear proclamas desatinadas como estas que como bien sabemos puede florecer en los sectores populares de ese país, sin pensar ni medir las consecuencias que dicho acto pudiera tener entre los miles de inmigrantes peruanos que hoy se cobijan en paz en suelo chileno.

 ARBITRAJES Y NEGOCIACIONES BILATERALES 

Si bien los actuales gobiernos de Sebastián Piñera y Ollanta Humala se han comprometido ante sus conciudadanos y la comunidad internacional a respetar el veredicto del fallo sea cual fuere el resultado, lo cierto es que Chile nunca ha sido favorecido por los arbitrajes en materia de disputas territoriales con los vecinos. En efecto, si revisamos nuestra historia nos daremos cuenta de la cantidad de territorios que hemos perdido por la ineptitud de nuestros negociadores o bien a manos de los arbitrajes internacionales. Una mirada a los textos alusivos– a vuelo de pájaro – como diría el chilote magallánico Mandradel, lo confirma:

1881.- La Patagonia oriental. 1.000.000 de Km cuadrados cedidos a la Argentina. La extensa área abarca de norte a sur desde el río Negro hasta el paso Drake y por el este hasta la costa atlántica (ver mapa 2). A cambio nuestro país se quedó con el Estrecho de Magallanes, la parte occidental de la Isla de Tierra del Fuego y las islas ubicadas más al sur del Canal de Beagle, territorios que siempre fueron chilenos y que junto con la Patagonia eran también reclamados por Argentina. En resumen, como se dice en la jerga típica, nos sentaron.

Cabe recordar que en este episodio, eruditos chilenos como José Victorino Lastarria, Diego Barros Arana y Benjamín Vicuña Mackenna, entre otros muchos, carentes de toda visión histórica escribieron en pleno litigio menospreciando y desvalorizando ese extenso y rico territorio. Más tarde y como en el teatro del absurdo, los tres terminarían siendo piezas claves en las negociaciones. Hoy, la Patagonia es el edén argentino para la explotación de la ganadería y recursos energéticos como gas, petróleo y otros tantos minerales.
Mapa comparativo

1899.- Sector de la Puna de Atacama (60.000 Km. cuadrados). La disputa se generó con Bolivia, país que involucró a la Argentina la que finalmente se quedó con dicho territorio.

1902.- Sector Valles Andinos Australes y Sistemas Hídricos Cordilleranos Desde los Lagos hasta Aysén. Chile pierde a favor de Argentina un territorio de aproximadamente 40.000 Km cuadrados.

1966.- Alto Palena. De posesión y dominio chileno. El Arbitraje de la Reina Isabel II de Inglaterra resuelve favorable a la Argentina, país al cual se le adosa a su extenso territorio otros 420 Km cuadrados.

1984.- Conflicto del Canal de Beagle. Siendo Chile soberanamente dueño del canal y de las islas de más al sur: Picton, Lenox y Nueva, asunto que lo ratificó el fallo arbitral de S.M. británica, no fue reconocido por Argentina. Situación que tuvo a los dos países en 1978 al borde de una guerra. Chile terminó cediendo 40 Km. cuadrados de tierra y 32.500 Km cuadrados de mar. Actualmente las islas están bajo la soberanía chilena pero el canal se dividió en dos partes iguales por un meridiano que se extiende de norte a sur. Así, el área occidental es de dominio chileno mientras que el área oriental quedó en poder de los argentinos.

1995.- Laguna del Desierto. Territorio chileno indiscutido de 530 Km. cuadrados invadido por la gendarmería argentina en 1965 y donde muere en un enfrentamiento el Teniente de Carabineros Hernán Merino Correa. La disputa fue llevada a falló arbitral donde una vez más favoreció en su totalidad a la Argentina.

1998.- Campo de Hielo Sur. Área de 1.300 Km. cuadrados es una de las más importantes reservas de agua dulce del planeta. Reclamado a Chile por Argentina país este último que ganó el diferendo quedándose con dicho territorio.

Históricamente hablando, los hechos son elocuentes, nunca nos va bien en materias de negociaciones o arbitrajes, en buen chileno es una yeta que cargamos como país. En fin, como dice el refrán, al mal tiempo buena cara. Claro está que cualquiera sea el resultado poco podría afectar a un natalino común y silvestre, quizás un roce en el orgullo. Pero en el norte si se verán afectados algunos intereses pesqueros y económicos, de eso no cabe duda.

En cuanto al resultado del arbitraje, creo que algunos kilómetros de mar perderemos a favor de nuestros vecinos del norte. En mi opinión, con seguridad la Corte de la Haya tratará de dejar conforme a ambas partes, como suele ocurrir en estos casos. Es decir, de lo que históricamente teníamos, creo que algo vamos a perder en este fallo. De hecho, los peritos peruanos ya elaboraron su propio mapa fijando por su cuenta los supuestos nuevos límites con Chile.

Cabe destacar, ya que no es menos importante, que entre los Hitos 1 y 266 (llamado por el Perú la Concordia) hay una porción de unos 16.000 metros cuadrados de costa que posiblemente también sufra alguna modificación.

¿Por qué Chile no pudo desentenderse de esta demanda? La respuesta es el PACTO DE BOGOTÁ o Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, al cual Chile suscribió el 30 de abril de 1948 junto a otros 20 países del continente. Nuestro país y el Perú ratificaron dicho Pacto (y varios más a nivel internacional) de manera que ante cualquier reclamo o disputa territorial en que ambos se vean involucrados deben buscar y acordar una fórmula de solución pacífica que resuelva el conflicto, en este caso, los dos países descartaron el diálogo bilateral y optaron por llevar sus diferencias al Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

Comments

9 comments to "Chile: A la espera del fallo de la Corte de la Haya"

Lalo dijo...
19:39

Sí, estoy de acuerdo con el artículo, gran verdad.El artículo es muy didáctico y asequible para cualquiera, gracias por eso.
Si sedemos una parte de nuestro mar a Perú seguro vendrán después los "puis" bolivianos a pedirnos una salida marítima con puerto incluido.
Cuidado con esto que está pasando de lo contrario los vecinos no van a tirar al mar.

¡Aguante Chile!

Anónimo dijo...
20:10

Esos pequeños paises sudamericanos peleando por un poquito de tierra jajajajajaja.,Viva el mercado comun europeo gallo.

Anónimo dijo...
17:49


¡Valla comparación!

"Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro traen buena suerte"

Chile arriba siempre

NATYDANZ dijo...
11:42


VIVA CHILE CHOLOS DE MIERDA.

Anónimo dijo...
12:14

Nosotros los peruanos que vivimos en Chile esperamos que el fallo sea favorable a nuestras pretenciones ya que nuestros "hermanos" chilenos son unos explotadores expansionistas que si de ellos fuese serian los dueños de hasta el caribe. Vive el Perú en mi corazón.

Juan Rosamel dijo...
19:37


Primero aporta para arreglar la miseria que hay en tu país cholo de mierda y después verborreas.

Anónimo dijo...
13:00

Juan Rosamel, se ve que tu eres uno de los miles de chilenos sin educación,lo siento por ti y tu descendencia roto de mierda maricon culiao.

Anónimo dijo...
19:27


CÓMO TAN GROSEROS, NI CHOLOS NI ROTOS. HAY QUE SACAR A LOS POLITIQUEROS CORRUPTOS QUE VIVEN DE ESTAS DISPUTAS MIENTRAS SUS PUEBLOS HAMBREAN COMPAÑEROS.

UNA AMÈRICA LATINA CON GOBERNANTES DEL PUEBLO Y CRITERIOSOS PARA SOLUCIONAR SUS PROBLEMAS DE POBREZA, FALTA DE TRABAJO, MEJOR EDUCACIÓN, PENSIONES, JUBILACIONES, ETC, ETC

Anónimo dijo...
00:03

Viva el Perú y Chile

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha