miércoles, 5 de septiembre de 2007

3

La edad y los cuernos

3 comentarios
La premisa de mis veinte era el fútbol y el sexo. Ahora lo sigue siendo. Diríamos que no he cambiado tanto. Bueno sí, algo ha cambiado. Recuerdo que casi al llegar los veinte tuve una cita con Leonor. Cerca del río. En su casa. Era nuestro primer encuentro. Su marido no estaba y teníamos toda la noche por delante. Llegué puntualmente a la cita. En estas cosas siempre he sido puntual. Las once de la noche eran las once de la noche. Estuve allí dos minutos antes de las once. El bocado era apetecible y se me presentó en todo su esplendor. Sería una velada inolvidable. A esa edad uno piensa que todas las veladas serán inolvidables. Hablamos de naderías insustanciales y pronto nos marchamos abrazados hacía la cama. Estábamos allí con besos y arrumacos y prontos para iniciar el himeneo cuando tocan la puerta. Seguramente la mujer sabía cómo era el modo de golpear del marido porque se angustió de manera sobresaliente. Yo también. Semidesnudo atravesé una pequeña ventana que daba al río. Mojándome atravesé el río. Desde la casa de Zacarías Barrientos salieron unos perros ladrándome. Se prendieron las luces de las casas colindantes. Corrí las dos cuadras que separaban su casa de la mía. Salté el cerco de mi casa con el corazón agitado y me recluí en mi dormitorio. Al otro día Leonor me dijo que efectivamente había sido el marido quien golpeó la puerta de la casa. Me comentó que él no se había dado cuenta.

Hoy tuve un encuentro con Rosario. También en su casa. El marido había viajado a Punta Arenas por la mañana y volvería al día siguiente. A las once y media de la noche de hoy, el marido regresó. Evidentemente algo había fallado. Me encontraba a esa hora en la cama de Rosario. Con Rosario. Esta vez me escondí en el ropero. Tranquilo. Rosario con un subterfugio barato sacó al marido y fueron a comprar una bebida. Yo escuchaba todo desde el ropero. Salí tranquilamente de mi escondite, fui al baño, me peiné y salí a la calle rumbo a mi casa. Llegué aquí y escribo este post, pensando en cómo han cambiado los tiempos. Y también la edad.

Comments

3 comments to "La edad y los cuernos"

Anónimo dijo...
12:28

je je je , nada cambia en tu vida califa pero sabes igual te admiro y te re quiero besitos cuida tu culito de un perdigon je je je

Javier Ruiz dijo...
23:45

claro, es facil decir que el sexo y el futbol siguen siendo la pasión de uno. La diferencia es que ahora, ambas cosas, las vemos por fox sports y el canal de playboy. Nos cambia la vida.

Anónimo dijo...
09:08

me encanta encontrar personas de linea como tu amigo javier , el enfrenta la realidad no como otros que se hacen los capo y nada ocurre a la hora de ... je je je sigue el consejo de javier ve los dos canales je je je a la distancia mi cariño

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha