jueves, 7 de marzo de 2013

23

Puerto Natales, sus mujeres y la historia

23 comentarios
Por Edgardo Cea Oyarzún



La mitad de la humanidad está compuesta por mujeres, aunque culturas “civilizadas” como la occidental las hayan puesto durante muchos años en segundo plano. No es de extrañar entonces que a lo largo de la historia natalina nuestras mujeres no tengan el reconocimiento que se merecen. Los hechos, sin embargo, demuestran que el mal llamado sexo débil, ha estado presente en todos los periodos importantes de nuestra convivencia social, haciendo su aporte en silencio, sin ruidos y sin esperar recompensa o salario alguno. 

Puerto Natales es un pueblo de colonización tardía, el 31 de mayo de 2011 cumplió sus primeros cien años de existencia legal, pero su historia colonial y actual está plagada de hechos y acontecimientos protagonizados por valientes y sacrificadas mujeres que no titubearon en venir solas o simplemente acompañando a sus esposos e hijos hasta estos recónditos parajes, algunas se fueron, otras en cambio, se quedaron para siempre. No hay episodio en la historia de Natales donde no se destaque una mujer por diferentes motivos, aunque han tenido que librar una doble lucha: la natural en el campo de acción que han elegido para desarrollarse, y la social, impuesta por una comunidad gobernada por varones.


Damas del Hospital de Puerto Natales, entre otras: Beatriz Arteaga,
Ana María Díaz, Marita Vargas, Elena Catriao, Aurora Durán y Cristina Bórquez. 
Los hechos demuestran a través del tiempo, que el sector femenino puede – cuando se lo propone – alcanzar gran estatura. Un ejemplo de aquello es Lady Florence Dixie, la primera mujer que visitó la región del Paine en 1879, liderando a la primera  expedición turística de aristócratas británicos que pisó este suelo. Su temple y majestuosos dotes quedaron plasmados en el libro titulado Across Patagonia (“A través de la Patagonia”) que escribió al volver a su país, divulgando por toda Europa el esplendor de las bellezas del austro y particularmente del territorio de Última Esperanza. Como ella muchas otras mujeres han incursionado y lo siguen haciendo en la política, las artes, ciencias y letras, organizaciones comunitarias y societarias, entidades educativas, deportivas, religiosas, castrenses, altruistas y en el siempre difícil y competitivo mundo laboral, que hasta hace poco estaba reservado solo para hombres.


Lady Florence Dixie.
 Cualquiera que intente revisar nuestra historia se va a encontrar con  ilustres damas, como Margareth Wappler y Matilde Johannssen, esposas de los pioneros germanos Hermann Eberhard y Ricardo Kruger respectivamente, que junto a ellos se establecieron en Puerto Consuelo para trabajar codo a codo en pos de la colonización de  un territorio aislado, gélido y desconocido. Margareth es la primera mujer que se estableció en Última Esperanza. ¿Qué habrían podido hacer los primeros colonos sin sus esposas? ¿Pudo haber llegado el escocés John Mac Lean Fraser y su numerosa familia desde Punta del Monte a establecerse en el sector de Balmaceda sin su compañera Mary Ann Cameron?


Mary Ann Cameron.
Con la dictación del Decreto Supremo Nº 832 de 31 de mayo de 1911, firmado por el Presidente de la República don Ramón Barros Luco, se fundó oficialmente el poblado de Natales a orillas del chorrillo del mismo nombre, pero de hecho en el lugar ya existían establecidas algunas familias y colonos que habían levantado sus ranchos junto al fiordo Última Esperanza. A poco andar el villorrio se fue expandiendo y en el naciente Natales marcaron presencia doña Amalia Álvarez de Iglesias, María Clavijo de Soto, Rita Tapia de Arteaga, Isabel Coste de Álvarez y otras intrépidas mujeres cuyos nombres y registros lamentablemente se han perdido en el tiempo.

Los años pasaron, el pueblo creció y fue necesario organizarse para enfrentar y buscar solución a las carencias y falencias de una comunidad en formación. La educación de los hijos fue tema prioritario entre los vecinos. En ese ámbito la memoria histórica recuerda los nombres de la preceptora Carmen Heimpel, la primera en impartir docencia en Natales entre los años 1912 y 1913, en su casa particular ubicada en la calle Señoret en el mismo lugar donde hoy funciona el edificio de vialidad provincial. A ella se sumó la joven Ermelinda Mansilla Díaz, natalina, hija de chilotes que en su condición de egresada del liceo de niñas de Punta Arenas fue contratada para impartir clases en la primera escuelita pública del poblado. Posteriormente ejercerían tan noble labor Mercedes Barrientos de Céspedes, Blanca Gallardo de Adema (quien fue también directora de le escuelita de Puerto Bories por varios años),  las religiosas Casilda Téllez y Petronila Rodríguez, que arribaron en 1923 para emprender la obra educadora de María Auxiliadora fundando el colegio “María Mazzarello” y sor Adelina Recalcatti, su primera Directora;  amén de tantas maestras que han ejercido y ejercen en ese plantel.  


Sra. Blanca Gallardo Vda. de Adema
con sus hijos Edita y Raulito. 
Transitando la década de 1930, destacaron las normalistas María Oyarzún de Gómez, Amanda Marín Delgado, Mercedes Valenzuela Chandía, Celia Vargas Dagnino de Valdés, Raquel Vidal Álvarez, Milenka Mihovilovic, Raquel Ureta y Judith Soto Díaz. En el área vocacional lo hicieron Magdalena Farto, Julieta Reley Cáceres, Beatriz Iglesias, Julia Melo Robles y Francisca Fuentes Araos, entre otras. Una especial mención merece la maestra María del Pilar Bórquez Gallardo, quien sin ser profesora titulada, formó y educó a miles de natalinos y natalinas en su humilde escuelita ubicada en la calle Valdivia. En 1952 se fundó el Grupo Escolar que con el tiempo pasó a llamarse Escuela Centralizada y posteriormente Escuela Consolidada de Experimentación. Allí enseñaron Eliana Soto Díaz, Teresa Sánchez Andrade, Adriana Velasco, Nubia Vargas Álvarez, Fresia Sepúlveda Grandón, Amelia y Margarita Navarro Arroyo, Sonia Aguilar, Alicia Gómez, Magaly Soto España, Selva Díaz, Zita y Livia Díaz García (Livia fue también escritora y poeta). Más tarde se sumarán otras educadoras al sistema, Rosa Oyarzún, Sonia Caipllán, Rita Lobos Iglesias, Silvia Johnston, Olivia Torres, Alicia Gallardo, Maud Morrison, Matilde Silva Miranda, Candelaria Ruiz, Gladys Schwarzenberg, Eulalia González, Jane Mary Linford, María Isabel González y Leticia Ramírez, por citar algunas de una larga lista de notables maestras. Con la Educación Media Humanista – Científica y Técnico Profesional que comenzó a impartirse en Natales en la década de 1970, asociamos los nombres de Estrella Vargas, Ruth Álamos Quintana, Raquel Sharp, Haydee y Teresa Alvarado Corbett, Amparo Penrroz, Enriqueta Mellao Ojeda, Judith Barrientos Soto, Rosa Cárcamo Dimitropulos, Sonia Acardi, María Almonacid González, entre otras destacadas educadoras. 


La profesora Zita Díaz García y algunas de sus nietas. 
 La actividad política y sindicalista también tienen representación femenina, a saber María Vásquez fue una activa dirigenta militante de izquierda acusada injustamente de ser una de las principales instigadoras en la gran huelga campesina de 1935 en Última Esperanza, siendo relegada a la ciudad de Valdivia y encarcelada (una calle de Natales llevó su nombre hasta 1973). La socialista Francisca Fuentes Araos, tiene el mérito de haber sido la primera mujer en la historia de Natales en ser elegida regidora (1953 – 1956) y la única en ocupar, hasta hoy, el sillón edilicio (1956 – 1960). Siete años más tarde, la democristiana Graciela Arias Yáñez será la segunda regidora electa en representación del sexo femenino y más tarde lo harán María Oyarzún González, Antonieta Oyarzo Alvarado y Ana Mayorga Bahamonde. En cuanto al gobierno provincial, desde su creación solo una dama nos ha representado, María Isabel Sánchez López (2006 -2010). Mérito suficiente tiene también la alcaldesa de Torres del Payne Anahí Cárdena Rodríguez, la primera mujer electa en ese cargo en dicha comuna rural que es parte de nuestra provincia de Última Esperanza. Otros nombres que merecen reconocimiento son  los de Adriana Donoso Correa, fundadora y presidenta del Partido Femenino en Puerto Natales el año 1952 y las pastoras evangélicas Irene Calvo de Lizondo, Eva Romero y Elsa Contreras.


Francisca Fuentes Araos, primera mujer en la historia que
fue elegida regidora en Puerto Natales.
 En el ámbito empresarial y turístico basta recordar a las emprendedoras Juanita Vásquez de Figueroa, la primera empresaria del rubro hotelería en Última Esperanza, dueña del viejo hotel “Tres Pasos”, Adelaida Barrientos de Ovando, propietaria del hotel “Los Robles” en el sector de “río  Tranquilo” e Ida Ovando de Mladinic, fundadora de la hostería “Llanuras de Diana”.
   
En el sector salud destacan los nombres de las matronas Baudilia Avendaño de Yousuff, que comenzó su labor el año 1920 (hoy una escuela municipal lleva su nombre), Emilia Sackel Muñoz, Sonia Ulloa y la natalina Porfiria Díaz García. Las auxiliares de servicio Sofía Pinto Sánchez, Laura Barrientos, Adelina Asencio, Elena Catriao e Irma Callahan. Las auxiliares de cocina y de enfermería Doralisa Sánchez y Rosa Oyarzún respectivamente. Las funcionarias Marta Picón, Beatriz Arteaga, Juanita Morrison y Nora Gálvez. Las practicantes Teresa Norambuena, Raquel Álvarez e Irma Torteroglio. Las  Doctoras Blanca Castillo y Marcela Grunert. Amén de muchas otras hospitalarias que ayer y hoy dieron y dan lo mejor de sí en beneficio de la salud de los natalinos.  


Familia Díaz-García: podemos ver a la matrona Doña Porfiria Díaz García
junto a su esposo Francisco Nettig. 
 En el mundo de las letras y la poesía nos encontramos con Flor de la Acracia, seudónimo de una destacada escritora y columnista del antiguo periódico “El Esfuerzo” que hacia 1935 escribió un notable artículo titulado “Mujer Proletaria”; la natalina Marcela Muñoz Molina, autora de varias obras entre las cuales  se destaca “Poema para no matar”; Rebeca Díaz Bustamante, “Presentimiento”, “Viajero”, “Apasionada” y “Cada día sale el sol”, son algunos títulos de sus poemas; Katherine Kingma escribió los  poemas “Creación”, “Mi niño”, “Piel” y “Retrato de un farsante”; la maestra Jane Mary Linford y sus escritos “El regreso de Maurora”, “No es pecado quererte” y “Hasta pronto amor”; Enriqueta Millao Ojeda, autora de “Haragana”, “Idilio” y “Nuestros miedos”; Moraima Huentelicán se inspiró con “A veces pienso”, “Rumores espías”, “”Cigarrillo”, entre otros poemas; la pluma de Marisa Navarro Bermedo y sus poemas “Insistencia”, “Primer amor” y “Creaciones”; María Ulloa Ulloa publicó sus poesías “Todo pasa”, “Fertilidad” e “Ira”; la escritora Rina Díaz Jiménez tituló algunos de sus poemas “Hoy día estoy apurando el tiempo”, “Era el silencio” y “El silencio se hizo eterno”; dilatada trayectoria literaria tuvo también la educadora Livia Díaz García, autora de “A Gabriela”, “Mosquito” y “Tu guitarra y mis sueños”, entre otros poemas. Otra reconocida exponente de la literatura y la poesía es Claudia Aguilar ha escrito varias obras, “Luna llena” es una de ellas; también la voluntaria de la Cruz Roja María Isabel Núñez se ha destacado en el último tiempo escribiendo y declamando poesías junto a Karina Barontini Guerrero, quien publicó recientemente “Trozos de poesías al viento”, y por cierto la galardonada Faride Zerán, destacada periodista, escritora y académica radicada desde muy joven en Santiago, reconocida por las autoridades municipales como hija ilustre del Centenario de Puerto Natales el pasado 2011.

Poeta Marcela Muñoz Molina
De la música y del canto fueron y son dignas representantes las hermanas Rosa e Iris Mayorga; Reyén e Imay Rivas Fierro; Delfa Ojeda Díaz (la Palmenia Pizarro natalina); Rosita Sánchez Silva y en el último tiempo la joven Camila Cárcamo Torres (la “Rancherita”) y la folclorista Alejandra Yáñez. Especial reconocimiento merecen también las voces emergentes de Claudia Gutiérrez; Andrea Muñoz y Jessica Terucán (cultoras del género romántico); Anita Alvarado con su estilo ranchero – romántico; Toña Rodríguez es una intérprete romántica y salsera, y Karina Barontini que escribe y canta sus propios temas. En este breve recuento siéntanse aludidas también todas aquellas voces femeninas, hijas de esta tierra, que a través del tiempo han integrado conjuntos y coros en nuestra ciudad.

En materia de entretención y diversión la Fiesta de la Primavera fue en épocas pasadas un importante evento de participación, unidad y sana competencia entre los natalinos. Este evento se llamó también Juegos Florales y a partir de 1950 Carnaval Natalino. En cada versión la alegría y el entusiasmo eran los principales componentes de la fiesta, entre las damas que alguna vez portaron el cetro de reinas se recuerdan a Raquel Álvarez Coste (la primera reina de la primavera elegida en 1924); Olivia Scholer; Esther Iglesias Álvarez; Marina Morales López; Olga Díaz Barrientos; Lidia Imperatore; Bruna Mattioni Predulin; Sara Alí Chelech; Nelly Quincoses; Nubia Aracena Yates; Aurora Fueyo Gafo, Irene Ojeda Miranda; Nelly Sierpe Barría; Ehamma Zeidán Mansilla; Elvira Delgado; Rebeca Hansen Zeidán; Soraya Zalej Arteaga; Angélica Navarro Cárcamo y otras ilustres señoritas que con su juventud, alegría y entusiasmo marcaron épocas.


Básquetbol de mujeres en Puerto Natales.
En el deporte no ha sido menor la participación y los logros alcanzados por las féminidas natalinas. De hecho en los albores de la fundación de nuestro pueblo van naciendo numerosos clubes sociales y deportivos que incorporan una Sección Femenina, algunas de estas continúan vigentes hasta el día de hoy, como el Club “Natales”, fundada en 1931 por un grupo de reconocidas damas natalinas, entre ellas Cremilda Vargas de Torteroglio, Carmen Soto de Sobarzo, Adela de Lértora, Orlanda Álvarez y Margarita Corbett Navarro. El Club “Bories” hizo lo propio en 1934 con 103 socias, siendo su primera presidenta la Sra. Blanca T. de Díaz, décadas después hacia 1988 destacaron en este club las dirigentas Hilda Viano Santos, María Vargas Osorio, María Andrade Soto y Mirta Rueda Ojeda.  El Club “Esmeralda” formó su rama femenina en 1948 y en 1952 el Club “Frigorífico Bories”, con su presidenta doña Francisca Cárdenas. Más tarde lo hará el Club “Estrella del Sur” y otros similares. De esta manera, no es de extrañar que a través de nuestra historia tengamos a notables exponentes en las diferentes disciplinas deportivas, como la joven Irma Leal, ciclista de grandes condiciones que en 1941 se tituló campeona regional en su serie venciendo a las mejores pedaleras de Punta Arenas. Cuatro años más tarde, en enero de 1945, las hermanas Elena y Nora Rada Donath, de 15 y 16 años, realizaron junto a su padre y hermano el primer raid ciclista al Paine, partiendo desde el hotel Rubens. Iniciada la década de 1950 el “Tres Pasos Pedal Club”, registraba entre sus ciclistas a Graciela Parra, Silvia Oyarzún, Nuri Chelech, Graciela Quilodrán, Luba Herrera, Marlene Jara, Cecilia Cruz y Armanda Díaz. Avanzado el tiempo, a fines de 1980, se distinguían a las pedaleras natalinas Vanesa Gómez, Catina Bravo, Mariela Sobarzo, Danissa Galindo, María Brevis, Carina Martínez, Rosa Igor, Noelia Mansilla, Alejandra Cárcamo, Mónica Vera, Flor Pérez, Lidia Soto, Verónica Pérez y Carola Carrasco.  

A mediados de la década de 1940  el basketball femenino deleitaba a la fanaticada local con equipos como el de la Escuela Vocacional, integrado por las jugadoras Nery Mansilla, Ángela Pérez, Flora Aguilar, Azucena Gálvez, Ida Medina y Fresia Rivera Valdés. El Club Deportivo Natales, con su equipo campeón el año 1945 y sus jugadoras Sara Alí, María Otilia Velásquez, Olga Díaz, Rita Vivar y Ángela Nejasmic. Otras exponentes del baloncesto en este club fueron Juana y Felicia Burgos, Dora Wegmann, Ruth y Alicia Álvarez, Estela Fernández, Ester Lukaschewsky, Rosalía Kingma, Dita y Mireya Sobarzo. Lo propio hacia el Club “Bories” con sus jugadoras Mila y Adelina Elgueta, Porfiria Díaz, Delia Chávez, Cira Valenzuela, Flor Godoy, María González, Regina Vera, Juana Miranda, Ida Díaz, Luzmira Elgueta  y Tita Morales. Otras connotadas deportistas fueron Olga Ojeda Moya y Rebeca Mac Lean. Transitando los ochenta destacaban en el baloncesto local las jugadoras Eva Contreras, Gloria Navarro, María Sobarzo, Estela Águila, Angélica Wolf y las hermanas Angulo, Fernández, Díaz y Gessel, entre otras notables exponentes de este deporte. En la década de 1950 se hicieron notar en los diferentes clubes locales los equipos de remo femenino, que competían entre si en fechas y festividades importantes y donde señoritas del pueblo se lucían bogando por las aguas del canal Señoret o laguna Figueroa, principales escenarios de estos eventos.

En las últimas décadas la práctica del tenis de mesa ha tenido a destacadas representantes a nivel local, regional y nacional. A saber, en la década de 1970 destacaba Alejandrina Cortés, la mejor exponente del ping – pong natalino de entonces. Décadas después hicieron noticias Valeska Ojeda Ojeda y Camila Alarcón Ojeda, ambas se titularon campeonas de Chile en dobles en la serie pre – mini en el Campeonato Nacional de Vilcún, realizado el año 1999, y posteriormente el año 2008, la tenimesista Yessenia Jara Fonseca obtuvo el primer lugar por equipos a nivel nacional en los juego del bicentenario realizados en Santiago de Chile. En materia dirigencial cabe destacar a las señoras Ana Subiabre Oyarzo y Rosa Ojeda Caucamán
   
En cuanto a vida societaria, Magallanes es una región especial comparada con las del resto del país. Dentro de este espíritu societario de comienzos del siglo XX cabe destacar el mutualismo, como agente de organización altruista y proletaria. El 24 de septiembre de 1922 nació la Cruz Roja de Mujeres, para la historia quedaron gravados los nombres de sus fundadoras: Celsa Valdés de Rivera (su primera Presidenta); Herminia Asencio de Mulatti (Secretaria) y las colaboradoras de entonces Sara Subiabre de González, Mauricia Novas de Sánchez, Emilia Vera de Ojeda, Catalina Glod de Salinas y Juana y Adelina Asencio González. Más tarde se unirán a esta noble institución otras insignes servidoras como María Cuevas de Kruger, Cremilda Vargas de Torteroglio, Inés Muñoz de Cerro, Amalia Álvarez de Iglesias, Carmen Soto de Sobarzo, Isabel Velásquez de Velásquez, Juana Arteaga de Vivar, María Castañón Iglesias, Lidia Iglesias Álvarez, hasta llegar a la  actual presidenta, la Sra. Sara Barrientos López, entre muchas otras damas de espíritu altruista que sirvieron y siguen sirviendo a la institución y la comunidad.
    
En 1940 se creó la Sociedad de Madres de Familia, pro Defensa del Hogar. Destacaron a través de los años las socias Avelina Zamorano de Iturriaga, Mauricia de Sánchez y Carmen Soto de Sobarzo. Tres años más tarde, el 28 de enero de 1943, se funda la  Sociedad de Socorros Mutuos Femenina “María Menéndez de Campos”, entre sus abnegadas socias destacaron Isabel Velásquez de Velásquez, Nataclovia Cárdenas de Barría, Inés Muñoz de Cerro, María Cuevas de Kruger, Rosario Pérez de Vera, María Bianchi de Fernández, Juana Arteaga de Vivar, Herminia Hernández de Bravo, Palmira González de Díaz y Arsenia Oliva.      

Otra benemérita institución natalina fue la Agrupación Femenina Bomberil “Antonia Godoy de Morano”, fundada el 20 de agosto de 1966, con 60 socias firmantes, de las cuales citaré a Ernestina Cárdenas Vda. de Fernández, Flor Aguilar de Vásquez, Zulema Ojeda de Aracena, Lidia Mansilla de Hurtado, Josefina Velásquez, Estelvina Mayorga, Ruth Vásquez Callisti, Blanca Ulloa Bahamondez, Hilda Mansilla de Morrison, Sonia Mansilla, Lily Morrison Mansilla, Hilda Parra de Mansilla, Patricia Vera de Márquez, Silvia Morano de Laguarda y Rosa Oyarzún  de Barrientos. Transitando esta misma década y en el plano judicial, comentados eran los inapelables fallos dictados por la recordada jueza Rosa Vera Barrientos, reconocida abogada y mandamás, por muchos años, en los tribunales locales.


La jueza Rosa Vera Barrientos y su secretaria Lidia Paredes.
Los años pasaron y Puerto Natales sufrió una serie de transformaciones que lo convirtieron en ciudad. El cierre de fuentes laborales como los Frigoríficos “Natales” a mediados de 1940 y “Bories” en la década de 1970, obligaron a muchos jefes de familias a buscar nuevos horizontes en el vecino Yacimiento carbonífero argentino de Río Turbio, dejando a sus esposas en el hogar a cargo de los hijos, muchas veces con el  deber de cumplir el doble rol de padre y madre a la vez. En rigor histórico hay que decir que desde siempre estas mujeres han sido protagonistas, junto a sus compañeros, de los buenos y malos momentos vividos por el citado mineral. Nombrar a cada una de ellas es imposible, no obstante convendrá decir que el día 24 de abril de 1994 se formó en Puerto Natales la “Agrupación de Esposas de Mineros”, inicialmente integrada por 80 socias. Uno de sus directorios constituido el año 2004 estaba conformado por las siguientes señoras: Presidenta, Orita Teca Lepio; Vicepresidenta, Sonia Ojeda Levicoy; Secretaria, María Barría Godoy; Prosecretaria, Nubia Trujillo Trujillo; Tesorera Carmen Oyarzo Cárdenas; Protesorera, Adriana Paredes Gómez. A este listado, cave destacar el nombre de María Oyarzún González, activa dirigenta y ex Presidenta del Centro de Mineros “Río Turbio”.

El quehacer y la actividad noctámbula también tuvo y tiene a sus dignas representantes, valientes, decididas y emprendedoras  mujeres que supieron y han sabido guiar sus negocios divirtiendo a la siempre activa y a veces complicada bohemia natalina; Rosalía  Melo Robles, María Chávez, Candelaria Catriao González, Juana Ruth Romero González, Marta Jiménez Osandón ("la Magaly”), las “tíasCristina, Sonia y Vilma Garay, son nombres registrados en la memoria colectiva de los natalinos.  

En esta breve reseña histórica, es menester destacar a la siempre laboriosa y pujante mujer chilota y su indiscutible aporte entregado al crecimiento y desarrollo de nuestra comunidad desde su fundación. Citaré algunos nombres de estas abnegadas mujeres del archipiélago que llegaron con sus familias o siguiendo a sus hombres y se quedaron para siempre en este apacible suelo austral. Entre miles bastará con citar a las antiguas vecinas María Miranda Cárcamo Vda. de Silva, Bernardita Ojeda, Elfa Miranda Vda. de Silva, Antonia Rogel Vda. de Oyarzún (mi abuela), Juana Montiel de Carimonei, Ermelinda Chacón de Osorio, Delfina Paredes de Pacheco, Rosario Calisto de Prado, Estelvina Vargas de Riquelme y Purísima Aro de Vidal.  

No cabe duda, podría seguir nombrando a muchas más féminas ilustres que han contribuido hacer grande a Natales. Por ahora bastará con este botón de muestra. Eso sí, cerraré esta breve crónica destacando a las agentes culturales, Zulema Ojeda Moya, María Mireya Tapia y Olga Utrovicic. A la vecina Nora Aguilera, reconocida lectora, estudiosa y autodidacta y a las dirigentes vecinales Telma Bustamante, Sonia Quinán, Gaby de Freitas, Ana Paredes e Hilda Pinda.      

Comments

23 comments to "Puerto Natales, sus mujeres y la historia"

Flor dijo...
21:38

Grande, grande, grande maestro.

Anónimo dijo...
20:30


Mi abuela Lastenia Barría fue una ejemplar chilota que dejó sus huesos y su generosa herencia en mi querido Natales.
Este artículo es enorme y debería ser publicado en todos los medios, no sabía de tantas mujeres laboriosas que han ayudado hacer grande a este pueblo.
Muy buen texto.

Jessica A. dijo...
17:48


Que grato encontrar un artículo así, tan potente sobre las mujeres natalinas. Pregunta. ¿el autor es el profesor que ahora hace clases en el Gabriela Mistral, o es el profesor dibujante del Politécnico?
Bueno, muy bueno

hugo dijo...
18:08

El autor de la nota es el profesor Edgardo Cea Oyarzún, profesor de Historia del Liceo Gabriela Mistral de Puerto Natales. Gracias por el comentario.

Ludmila dijo...
00:56

HAY,HAY,HAY...SEÑOR MIO ¡QUE ARTÍCULO!, DIOS LO BENDIGA GRAN MAESTRO.
GRACIAS POR HACER NOTAR A TANTAS MUJERES NUESTRAS DE GRAN VALOR Y QUE POCAS VECES SE TOMAN EN CUENTA.
UN BESO Y SALUDOS DE
LUDMILA DÍAZ

Ninoska dijo...
00:21

De casualidad encontré este artículo. Fabuloso, nostálgico y bello.
Gracias y un gran beso

Ninoska Sandoval

albertoritz dijo...
17:30

hola mis amigos natalinos. Hace como dos meses estoy tratando de comunicarme con ustedes, pero simepre me ha fallado a la hora del envío.
Soy un colombiano, admirador de Chile y sus gentes y mayor admirador de Puerto Natales, pues hace 40 ó 45 años tuve una hermosa amistad con una admirable natalina, de quien hace varios años tampoco se de ella y me gustaría saber qué es de su vida y de su familia. Yo estuve en Chile de viaje de vacaciones laborales en el año 77 y recorrí desde Arica hasta Puerto Montt, no alcancé a llegar Puerto Natales, pues no alcanzó el tiempo, en Chile estuvimos quince días y después pasamos a la Argentina.
Bueno sería para mí una alegría y un honor volver a saber de JANE MARY LINFORD VALENZUELA y de su Familia. Si alguno de sus lectores sabe algo de ellos, por favor, enviarme un comentario a a mi e-mail mi número de celular 311 2677999.
Muchas gracias por su atención y un abrazo de un colombiano que los aprecia muchísimo.

Los saluda,

LUIS ALBERTO CLAVIJO ORTIZ.

Ahhhh, qué hay de sus escritos






Edgardo Cea dijo...
00:46


Estimado Luis Alberto, lamento informarte que la maestra y colega Jane Linford Valenzuela falleció hace una década aproximadamente en Natales, la familia (sus hijos) llegaron desde la capital Santiago a su sepelio y luego regresaron.
Tengo entendido que su casa de Natales fue vendida posteriormente.
Sobre su obra no tengo mayores antecedentes, pero se que publicó varios escritos que están en alguna biblioteca local

Un abrazo y gracias por leer
Atte.

el autor de la crónica

Ana Isabel Godoy dijo...
23:15

Luis Alberto:
Mi suegra Mary Jane Linford Valenzuela falleció el 13 de diciembre del año 2004, nosotros... los seres que tuvimos la posibilidad de conocerla, amarla y admirarla, la llevamos cada día presente en nuestro corazón.
Agradecemos tu comentario pero como señalaba Edgardo Cea, sus escritos están en la biblioteca de Puerto Natales.
Un abrazo y gracias por el cariño...
Ana Godoy Ahumada

albertoritz dijo...
18:44

Cómo ha estado Ana Isabel.

Mis agradecimientos por haber dado respuesta a mi solicitud de información sobre mi querida amiga Jane Mary.

He lamentado mucho esta noticia y le expreso a usted y a sus demás familiares mis sentimientos de condolencia, no importa que sea un poco tarde.

Ignoro el motivo pero, después de varias décadas, sentí el deseo de saber qué era de la vida de mi buena amiga. Fue cuando comencé a buscar en Internet hasta que hallé el blog de Milodón City cha cha cha y en él la crónica de Edgardo Cea, lo cual le agradezco, pues fue para mí una alegría ver el nombre de Jane en sus comentarios.

Jane Mary y yo fuimos amigos entre 1966 y 1971, aproximadamente. En 1970 comencé a trabajar y continué con mis estudios y la comunicación se fue perdiendo hasta desaparecer. Yo estuve de visita en Chile en el año 1978 en un viaje de vacaciones laborales por Suramérica . Contaba con un grupo de amigos con hobbies similares y cada vez que teníamos vacaciones organizábamos un recorrido por tierras lejanas para conocer en vivo sus gentes, sus paisajes, sus costumbres y en general su cultura. Por este motivo recorrimos Chile desde Arica hasta Puerto Montt.

Veamos si me acuerdo del orden de las ciudades que visitamos: Arica , Antofagasta, Valparaíso, Viña del Mar, Santiago, Temuco, Osorno, Puerto Varas, Puerto Montt y la Isla de Chiloé. Como es de suponer, para cada una estas ciudades tengo una anécdota bien especial. Todavía después de 35 años, tengo frescos algunos recuerdos por lo especiales y maravillosos. Desde Santiago averigüé por un vuelo hasta Puerto Natales, pero no había transporte aéreo en esos días. Saludé a Jane por teléfono y después seguimos nuestro recorrido. Desde Puerto Montt continuamos nuestro viaje hacia Argentina. Después de tres meses ya habíamos recorrido casi toda Suramérica.

Bueno no me resta más que agradecerle nuevamente sus palabras y desearles que tengan unas fiestas decembrinas muy felices, con mucha paz, amor, tolerancia, sabiduría, salud y MUCHOS REGALOS.

Un abrazo desde Colombia para todos ustedes.FELICIDADES.

Claudia dijo...
15:42


Que lindo homenaje a las mujeres natalinas.
Cariños de Claudia

ANICETO Y BLANCA dijo...
01:02


Que gran artículo profesor. Te felicito. Mi señora se emocionó hoy al leerlo una pariente suya del hospital sale nombrada.

Gracias.
Aniceto y Blanca

Nora Edith dijo...
17:43


¡Que vivan por siempre las mujeres natalinas! Las que llega de afuera vale champiñón.

Excelente.

albertoritz dijo...
13:59

Amigos chilenos. Hoy mi comentario es de pesar por los acontecimientos desastrosos por culpa del ajuste periódico que ejecuta la naturaleza. Lamento mucho lo que está pasando en ese país tan apreciado.

Cordial saludo desde Colombia de su amigo.

Luis Alberto

hugo dijo...
23:31

Gracias Luis Alberto. Un abrazo fraternal.

Anónimo dijo...
19:21


Hermoso y bello, apropiado para el día de San Valentía. Gracias.

Anónimo dijo...
11:44

Lo contrario de Vilma Garay Montiel, señora delincuente que trae mujeres a nuestro pueblo de Natales para prostituirse y hacerse millonaria. Chao.

Anónimo dijo...
16:34


Chaquetero (a) envidioso (a) de mierda. ¿Acaso no sabes que la prostitución a existido desde siempre? Tan burro o burra eres.

Anónimo dijo...
20:52

muy buen artículo, excelente, felicitaciones

Anónimo dijo...
15:14


Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.Temaso

Anónimo dijo...
00:46


Interesante artículo. Pregunta ¿Por qué nadie ha escrito un libro sobre esta temática? Por qué será. Así comparamos, valoramos,discrepamos, sugerimos sobre los aportes de géneros tan de moda en la sociedad de este país. Así sabremos que los méritos se ganan por capacidades y no por imbecilidades como machismo, discriminación, persecución, acoso y demás criptonita que se tira sobre este dilema... Hacen faltan más escritos sobre esta temática. Lo que no estoy de acuerdo es que se imponga por ley que tantas damas tienen que estar aquí por el solo hecho de ser. eso no lo comparto, es la mediocridad pura. Los méritos se ganan. "Por sus hechos los conoceréis. Está escritos amigos y amigas. Gracias.

sandra aguilar dijo...
11:22

Excelente articulo!!!

Juan Alejandro dijo...
22:38

POTENTE EL ARTICULO. ME MOTIVA ESCRIBIR QUE VI UNA FOTO TOMADA POR MI EN EL PAYNE DONDE APARECE LA ABOGADO ROSA VERA, JUEZ DE POLICIA LOCAL, Y LA SECRETARIA DEL JUZGADO DE POLICIA LOCAL DE NATALES DOÑA LIDIA PAREDES. DEJO CONSTANCIA QUE ROSA VERA FALLECIO EN ARICA EL 03 DE MAYO DE 2014 A LOS 100 AÑOS DE EDAD, TOTALMENTE LUCIDA HASTA HORAS ANTES DE DEJAR ESTE MUNDO. NUNCA SE SUPO DE SU VIDA PERO ERA HIJA DE UN MODESTO CARPINTERO CHILOTE Y DE UNA SEÑORA IGUAL DE CHILOE. FUERON 4 HERMANOS Y ELLA LA UNICA QUE ESTUDIO UNA CARRERA UNIVERSITARIA, EN LOS AÑOS 1930 EN QUE IR A SANTIAGO LLEVABA MAS DE UNA SEMANA, TOMANDO UN BUQUE HASTA PUERTO MONTT Y DE ALLI A SANTIAGO EN TREN. SE CASO EN PUERTO NATALES CON JUAN FERNANDEZ VEAS, COMERCIANTE Y DESTACADO DIRIGENTE SOCIAL Y RESPETADO MASON. ELLA FUE NOTARIO, SECRETARIA DEL JUZGADO DE LETRAS, JUEZ DEL JUZGADO DE LETRAS, JUEZ DE POLICIA LOCAL EN PUERTO NATALES Y EN PUNTA ARENAS, ADEMAS DEL EJERCICIO DE LA PROFESION. FUE ALCALDE SUBROGANTE Y ABOGADO HABILITADO PARA SUBROGAR AL JUEZ. COOPERADORA EN LAS SOMBRAS DE LAS INSTITUCIONES SOCIALES QUE SE LO SOLICITABAN. CATOLICA DE ASISTENCIA A MISA CASADA CON UN MASON, Y SEGUN DECIA HABIA SIDO MUY FELIZ EN SU MATRIMONIO. ESTUVO 50 AÑOS VIUDA SIEMPRE RECORDANDO A SU ESPOSO.

Ultimos Post

 

Copyright 2013 All Rights Reserved Milodon City Cha Cha Cha